Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Dear Hermenegildo: P.S. I Love You
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Dear Hermenegildo: P.S. I Love You

Dear Hermenegildo: P.S. I Love You

Proveedor
Artista: Cata Cayón
Precio habitual
$735.000,00
Precio de venta
$735.000,00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

En el siglo pasado, cuando la mayoría firmaba sus cartas de amor con un “te amo”, yo solía firmarlas con un hipopótamo que se llamaba Hermenegildo. Sí. Así tal cual: lo dibujaba al final de mis pastorales románticas para profesar mi amor desbordado. Tristemente mi hipopótamo era escasamente correspondido o entendido, cosa que complicaba mis pseudorelaciones. Lo que seguramente muchos nunca supieron es que Hermenegildo era mi máxima expresión de amor ya que fue un hipopótamo que conocí cuando era pequeña en un cuento de hadas y lo adopté. Dormía debajo de mi cama y me cuidó durante muchos años hasta que él se fue a vivir a la Luna a medida que yo crecí y mi imaginación decreció. Sin embargo, cuando “desmaduré”, Hermenegildo y yo nos volvimos a encontrar y con todo su enorme ser me recordó que el amor tiene mil formas de expresarse. - Cata Cayón 

Técnica: acrílico en lienzo de algodón sobre bastidor
Tamaño: 60 cm x 50 cm (formato mediano). Bastidor: 2.7 cm de ancho
Orientación: horizontal
Origen: Colombia
Cata Cayón es diseñadora Gráfica y licenciada en Bellas Artes (BFA) de University of the Arts (Filadelfia, EUA). Después de graduarse hizo varios estudios y entro al mundo corporativo hasta que se quito el reloj, guardo los tacones y saco los pinceles. Una decisión culpable de su felicidad hoy en día; felicidad que espera se vea reflejada en su obra.